¿Por qué debo pagar un pie al comprar una propiedad?

Si vas a adquirir una vivienda a través de un crédito hipotecario, debes tener en consideración que el banco sólo financia una parte de su valor total, en promedio, entre un 70% y un 80%. La diferencia la debes suministrar tú y ese monto, que corresponde al 30% o al 20%, es el pie.

 

El motivo por el cual las instituciones solicitan este financiamiento por parte del comprador pasa por el riesgo asociado a otorgar el crédito propiamente tal. Se trata de cifras importantes y de una deuda a largo plazo, por lo que las organizaciones buscan asegurar de alguna manera que tengas capacidad de ahorro y, por ende, ya saldado el pie, de asumir el pago mensual del dividendo. Además, al haber dinero propio en la propiedad, se incentiva la responsabilidad por el compromiso económico; probablemente nadie querrá dejar de pagar las cuotas de buenas a primeras por la posibilidad de perder lo invertido ante eventuales acciones de cobranza y judiciales del banco.

 

Para financiar el pie puedes recurrir, entonces, a ahorros propios, pero si no pudiste programarte con tiempo para la compra del inmueble, puedes recurrir a otras alternativas como un crédito de consumo, pero saca bien las cuentas por si llegaras a tener que cancelar las cuotas de ambos créditos en forma paralela. La otra opción es comprar en blanco o en verde de manera de reunir el dinero del pie mientras se proyecta y se construye el edificio.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *