Lo que hace una buena ubicación

El tipo de vivienda, el presupuesto, la cantidad de dormitorios y los metros cuadrados son los conceptos básicos que debes contemplar al momento de comprar un inmueble. Y como factor externo, sin duda, uno de los más importantes es el sector donde se encuentra emplazado.

 

Las características de ese lugar dependerán de las necesidades que desees cubrir. Si quieres la propiedad para vivir en ella, debes analizar por dónde te mueves en forma cotidiana, y qué servicios requieres en las cercanías para hacer más grato tu día a día y no perder tanto tiempo en traslados. Es probable que quieras estar cerca de tu trabajo o, si tienes hijos, de su colegio, un parque o el recinto donde hacen actividades extraprogramáticas. No podrás cubrir todo, pero al menos podrás sacar tus cuentas y definir dónde es más conveniente instalarte.

 

Si quieres adquirir un inmueble para arrendarlo y tenerlo como inversión, trata de cubrir aspectos de ubicación más genéricos de manera que puedas atraer a todo tipo de público. Locomoción a la puerta y alta conectividad son puntos básicos y comúnmente, apetecidos por todos. Si en los alrededores hay establecimientos de educación escolar y superior, supermercados, almacenes de barrio, farmacias u otros servicios de demanda habitual para un hogar, tanto mejor.

 

Por último, cualquiera sea el objetivo de la compra del bien raíz, como vivienda o inversión, observa con detención los alrededores y si hay locales que pudieran generar ruidos fuertes como pubs, restaurantes, y academias de música o de baile. En caso de haberlos es muy posible que tengas que convivir con altos decibeles o que sea un poco más difícil encontrar un arrendatario.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *