¡Mudanza! Consejos para no volverte loco

Un nuevo lugar donde vivir suele ser motivo de alegría y celebración. El lado B es el cambio de casa propiamente tal, que puede traer consigo estrés con todo el trabajo de embalaje, traslado y reubicación de las cosas. Para que esto no se transforme en un completo desagrado te damos algunos tips.

 

Empieza a recolectar cajas con tiempo. Puedes pedir en los supermercados y en los almacenes de barrio. Reúne papel de diario y compra papel burbuja para envolver uno a uno los objetos más delicados y llenar espacios vacíos en las cajas (¡los calcetines también sirven!).

 

En una caja pon sólo cosas de una misma habitación. No las llenes a tope para que no queden muy pesadas y al moverlas no se desfonden o rajen. Colócales una etiqueta para identificar a qué pieza pertenecen y lo que hay dentro; así, al recibirlas en tu nueva vivienda, podrás dejar cada caja en su respectivo cuarto.

 

Tapa bien los envases con líquidos y envuélvelos en film plástico para que no se derramen. Si debes desarmar un mueble, guarda sus partes pequeñas en una bolsa cerrada, amarra las grandes para permanezcan juntas y a todo ponle una etiqueta para que sepas a qué mobiliario corresponde; si se trata de un ensamblaje muy complejo sácale una foto antes de desmontarlo. Asimismo, puedes tomar imágenes de la decoración que desees replicar.

 

Por último, solicita a cada miembro de tu familia que haga un bolso con un par de mudas de ropa (cómoda para desempacar), pijama, toallas y útiles de baño para los primeros días en el nuevo hogar, así podrán funcionar aun cuando no esté todo desempacado y acomodado. Además, guarda en un bote lo esencial para la limpieza de la casa (paños de sacudir, plumero, líquido multiuso, etc.) y para la cocina (esponja para lavar, detergente, utensilios, platos, vasos, etc.).

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *