Cuida las ventanas de tu hogar, protegen y aíslan del exterior

Cierres bruscos, presión de los rieles, movimientos forzados y falta de limpieza de los marcos son factores que atentan contra la funcionalidad de las ventanas, pudiendo causar estragos en una vivienda, ya que son elementos de resguardo frente a las inclemencias del clima.

 

Cuando se trancan o se manipulan con dificultad deben revisarse el riel y los componentes de rodaje. No habiendo roturas, se puede solucionar aplicando un lubricante (no a base de petróleo), pero si el problema persiste o encuentras objetos deteriorados, se debe recurrir a un experto. Es importante actuar de inmediato, para que no se generen fisuras o desprendimientos de los marcos o de las fijaciones de la ventana.

 

Los orificios de drenaje y los perfiles inferiores deben mantenerse libres, sin tierra o suciedad, en especial en los ventanales correderos para que no se provoquen daños en los carros de desplazamiento. Para limpiar el aluminio se puede utilizar agua tibia con un poco de detergente, y por ningún motivo pulir o emplear elementos abrasivos. En el caso del acero es importante evitar la aparición del óxido.

 

Los sellos perimetrales deben revisarse una vez al año para impedir filtraciones de aire y humedad.

 

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *