Todo lo que necesitas saber sobre los gastos comunes

El pago de los gastos comunes es parte de las obligaciones de los copropietarios de una vivienda. Normalmente se cancelan en forma mensual al administrador del edificio y su valor se calcula sobre la base de los requerimientos económicos del inmueble y de los metros cuadrados de cada departamento; mientras más grande, más altas serán las mensualidades.

 

Existen los gastos comunes ordinarios y extraordinarios, y se debe destinar, además, un porcentaje adicional al fondo común de reserva, que es un ahorro para “atender a reparaciones de los bienes de dominio común, a la certificación periódica de las instalaciones de gas, certificación de ascensores, tanto verticales como inclinados o funiculares, montacargas y escaleras o rampas mecánicas y sus instalaciones o a gastos comunes urgentes o imprevistos” (Artículo 7º de la Ley de Copropiedad Inmobiliaria N°19.537).

 

Los gastos ordinarios cubren los costos administrativos como el pago de honorarios y remuneraciones del personal de servicio (administrador, conserjes, dotación de aseo, etc.); de mantenimiento como el cuidado de espacios comunes, ascensores, sala de lavandería, etc.; de reparaciones, y de uso y consumo, que se refiere a los servicios básicos (electricidad, agua, calefacción, etc.).

 

Los gastos extraordinarios se destinan al financiamiento de gastos o de inversiones de la comunidad, que acuerda la Asamblea; por ejemplo, nuevas obras comunes.

 

En caso que una persona no pague los gastos comunes, se expone al cobro de intereses, al corte de luz e incluso a demandas civiles ante los tribunales de Justicia.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *